top of page

Opinión: ¿Las mujeres contra el sistema o sistema contra las mujeres?

ARTICULACIÓN ENTRE LA CORRUPCIÓN Y EL 8M, DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES.


En el marco del 8M, es necesario detenerse a reflexionar la dinámica social que nos ha generado la lastimosa necesidad de exigir un principio tan primario como lo es la equidad. Más allá del fervor por resolver el gran sistema opresor, hoy propongo una dinámica relativamente más simple que, afirmo, puede generar impactos de igual proporción. Esta es una invitación para pensar en el microcontexto del 8M, ¿Cuáles son las vivencias recurrentes que atravesamos las mujeres que nos sitúan en una posición desfavorable?


LO “BÁSICO”

 Nos encontramos ante un “problema perverso”. En la corriente de las ciencias políticas, específicamente en el ámbito de política pública, los problemas perversos son aquellos casi imposibles de erradicar dada su naturaleza compleja. Están construidos por una red de problemas carente de una formulación definitiva, por lo que conviene empezar por lo básico…

La desigualdad salarial, la responsabilidad desequilibrada del trabajo doméstico y no remunerado, la violencia en el ámbito laboral, el matrimonio adolescente, el acoso sexual, los estereotipos de género, las leyes, prácticas y costumbres discriminatorias, son solo un par de elementos de este problema perverso; Ámbitos que privan a mujeres, niñas y adolescentes ejercer sus derechos. ¿El común denominador? La corrupción.




 


¿LAS MUJERES CONTRA EL SISTEMA O EL SISTEMA CONTRA LAS MUJERES?


La corrupción afecta de manera desigual a las mujeres debido a varias razones. En primer lugar, las mujeres enfrentamos obstáculos adicionales para acceder a cargos de poder y participar en la toma de decisiones, lo que nos hace más susceptibles al abuso de autoridad y la vulnerabilidad. Lo anterior sumado a los estereotipos de género y las normas sociales que generan un ciclo de exclusión de ciertos ámbitos y roles, y así limitando nuestras oportunidades. La corrupción que enfrentamos las mujeres puede manifestarse de formas casi invisibles para los externos, como lo es la discriminación salarial, el acoso sexual o la falta de oportunidades de avance profesional.


En muchos casos, las mujeres asumen el rol principal de cuidadoras en la sociedad, lo que nos expone a la micro corrupción en sectores tales como educación y salud tan solo al intentar acceder a servicios esenciales. 


La escasa participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones políticas y económicas también contribuye a la persistencia de la corrupción, ya que nuestras perspectivas y experiencias suelen estar subestimadas y fuera del ojo gubernamental, dando como resultado el poco esfuerzo político- jurídico para resarcir la deuda histórica. 

 

VAYAMOS A LOS NÚMEROS…

Según el Barómetro Global de la Corrupción para América Latina y el Caribe, divulgado en 2019 por Transparencia Internacional, aproximadamente uno de cada cinco individuos ha sido víctima de extorsión sexual o conoce a alguien que lo ha sido al intentar acceder a un servicio público. Del mismo modo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en su informe de 2019 titulado “Corrupción y derechos humanos: estándares interamericanos”, destaca que la corrupción impacta de manera desproporcionada en la capacidad de las personas históricamente para disfrutar de derechos sociales, civiles, económicos y políticos, significando para las mujeres la perpetuación de la discriminación.


En lo que respecta a la corrupción en la vida cotidiana, es importante señalar que las mujeres resultan especialmente afectadas. De acuerdo a los datos recabados por Mexicanos contra la corrupción y la impunidad A.C, en la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental publicada por el INEGI (2019), los actos de corrupción en México tuvieron un costo medio aproximado de 3822 pesos. Aunque esta cifra representa un promedio para ambos géneros, su impacto en la población femenina es mayor al considerar la brecha salarial que existente en el país, donde se estima que las mujeres ganan en promedio entre un 27% y un 33% menos que los hombres. Lo anterior sin contar con aquellos actos de corrupción en contra de mujeres que contaron con un costo no cuantitativo, refiriéndome a acoso, violación, humillación, etc. 





LUCHA Y RESISTENCIA: EL 8M 

El sistema parece estar permanentemente en contra de las mujeres, sin embargo, las mujeres a lo largo de la historia hemos encontrado espacios públicos para demandar la mejora de aquello que nos corresponde. Espacios públicos llenos de mujeres valientes son los que han llenado de logros al movimiento, logros tales como el sufragio femenino, el acceso universal a la educación superior, el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y sexualidad, reformas salariales y de acceso al trabajo, y un sinfín de actividades que hoy damos por sentadas. 


En este mes tan significativo, y siempre, se enaltece y disfruta el esfuerzo de las mujeres en cada uno de los sectores que conforman el Estado. Hoy aplaudimos a las mujeres que desde el hogar han formado ciudadanos correctos, festejamos a las mujeres que se han atrevido a entrar en los espacios históricamente liderados por hombres, celebramos a las mujeres que han salido a la calle a gritar injusticias, y abrazamos a cada mujer que desde su ámbito ha impulsado la lucha y resistencia hacia un Mejor México, hacia una mejor sociedad.



Las opiniones expresadas en este blog son personales y no representan necesariamente las de Mejor México. El contenido aquí presente es responsabilidad del autor/a.




Fuentes 

101 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page