top of page

Opinión: La corrupción ¿es cultural?

Actualizado: 26 feb

Últimamente tengo algo de ruido en mi cabeza, y este ruido viene de una frase que han dicho varios de mis compañeros en Mejor México: “la corrupción no es cultural”. Sin embargo, es todo lo contrario, considero que la corrupción viene de nuestra cultura.


Y para explicar esto con mayor claridad, a través de ejemplos deportivos, haré una pregunta: ¿Por qué una gran parte de los campeones mundiales de varios deportes se encuentran concentrados en áreas geográficas muy cercanas?



Acaso esto será por su genotipo, que en su ADN haya genes especiales que les de acceso a poderes sobre humanos, y determinen de alguna forma sus acciones y pensamiento inclusive antes de nacer. Parece intuitivo pensar que la composición genética de algún pueblo los favorece para que su desempeño no tenga igual entre los demás.

Si esta respuesta fuera en su totalidad verdadera, ¿cómo explicaríamos que ese mismo fenómeno ocurre en deportes totalmente mentales como el ajedrez?


El dominio de los países soviéticos se extendió durante años, desde Mikhail Botvinnik en 1948 hasta en 1972 cuando Boris Spassky perdió el titulo contra el americano Bobby Fischer. Este dominio, definitivamente no tiene nada que ver con la genética ya que son de diferentes naciones, solo teniendo como factor unificador entre ellos, la cultura.



Y tiene sentido, porque en el ajedrez el punto de inserción del musculo en tus huesos no es un factor tan determinante para ganar, la genética pasa a segundo plano. Siendo lo que rodea la formación del futuro campeón, lo que le da las herramientas para reclamar el título.


¿Qué es cultura?

Hasta ahora, hemos intentado crear una distinción, entre Genética, lo cual es un factor biológico y cultura que, según la Real Academia Española, se define como:

“Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social.”

En otras palabras, la cultura es algo que creamos en conjunto, y es de uso común, al ser un modo de vida, nos habla de que es práctica e inclusive cotidiana. Aunque no es igual para todos, la cultura es variable entre comunidades, puede priorizar ciertos valores antes que otros, o en su defecto darle mayor jerarquía a cierto tipo pensamientos y habilidades que otras. Es esa la razón por la que los soviéticos son capaces de desarrollar un juego de ajedrez sin igual, por el valor que como colectivo le asignaron a esta actividad.


Para entender en plenitud ejemplos prácticos de la cultura, es importante revisar materiales con inclinación pedagógica, siguiendo la temática del ajedrez, el caso de las hermanas Polgar es muy interesante.


Ahora que tenemos una distinción entre genética y cultura, la afirmación: la Corrupción es Cultural. Como lo mencionaba, Leonardo Nuñez, Director de la Unidad de Investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad en su participación en la Jornada Reto ConversAcciones 2023, justo después de afirmar que la corrupción no es cultural “no hay un gen que determine la corrupción".


Leonardo Nuñez, Director de la Unidad de Investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad en su participación en la Jornada Reto ConversAcciones 2023
Leonardo Nuñez, Director de la Unidad de Investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad


No hay gen, pero...

Mi respuesta a eso es que sí hay contextos socioculturales que nos orillan a ser más corruptos, y los cuales no podemos determinar. En lo personal no recuerdo que antes de venir a este mundo, me preguntaran si quería nacer en un país donde la corrupción esta normalizada.


No existe un gen invisible que nos controle biológicamente, para tomar decisiones automatizadas en cuanto se nos presentan ciertas situaciones.

El ejemplo perfecto es el de la corrupción. Donde las fibras de tu ser no se moverán por voluntad propia en respuesta a un código que se encuentra en cada célula de tu ser, pero si se moverán por otro tipo de código, el que se encuentra en tu mente, en tu cerebro, algo con lo que no naciste, pero sí creciste. Un código que tiene como materia prima las experiencias personales, y en las cuales la cultura en la naciste tiene un impacto abismal, heredándote algunos de los más importantes valores que procurarás en tu vida.


Creo que, a nadie, y es triste, le causa impotencia o hace que algo dentro arda viendo lo injusto que resulta esto.


Buenas noticias

Lo bueno es que tiene solución...será tardada, tediosa y hasta perjudicial para el interés de algunos a nivel individual, pero, así como la cultura de la corrupción existe y se empezó a formar con acciones, la cultura anticorrupción también se forma con acciones.

Ahora, después de todo este texto, espero haya abierto un poco sus corazones. Les comparto una frase, perfecta y práctica como conclusión para lo que les quiero transmitir:

“Si podríamos cambiarnos a nosotros mismos, las tendencias en el mundo también cambiarían. Así como un hombre cambia su propia naturaleza, también cambia la actitud del mundo hacia él … No necesitamos esperar a ver lo que hacen los demás” - Mahatma Gandhi

Sigamos cambiándonos en lo personal para ser el grano de arena que se convertirá en la nueva cultura que queremos para nuestro futuro.





Las opiniones expresadas en este blog son personales y no representan necesariamente las de Mejor México. El contenido aquí presente es responsabilidad del autor/a.

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page