top of page

Vivir sin atajos es vivir con integridad

Existen espacios donde la integridad es una normalidad y las personas conviven con la visión de dinámicas más sanas. Las universidades muchas veces buscan ser estos espacios para así formar a las y los ciudadanos que el día de mañana extiendan estas prácticas a la cotidianidad de las empresas e instituciones.


Tal es el caso de la Universidad de Monterrey (UDEM), donde encontramos a la Mtra. Liliana Almaguer, que se encuentra en el Centro de Integridad como Coordinadora de Proyectos de Integridad y quien, para Mejor México, es también una gran aliada e inspiración.

Su labor es ver proyectos de integridad con empresas externas, pero también apoya en proyectos internos. Por ejemplo, con anterioridad ella participó como Responsable de Gestión de casos de deshonestidad académica, un esfuerzo donde se atienden los reportes sobre estas faltas. A lo largo de 5 años en la UDEM, la Mtra. Liliana trabaja con un honesto compromiso con fomentar la integridad en su entorno y como parte fundamental del desarrollo de sus estudiantes.


Mtra. Liliana Almaguer

Cambios en contextos corruptos

Por eso, quisimos preguntarle más sobre su contexto y percepción de la corrupción en su entorno. La gran noticia es que, desde su experiencia reconoce que, dentro de la universidad existen dinámicas de honestidad y transparencia, la mala es que sabe que al exterior de la vida universitaria, la corrupción existe y se refleja de diferentes formas.


Aunque, es esperanzador saber que la Mtra. Liliana considera que alzar la voz ante las injusticias y contra normalidad de la corrupción, es un pilar fundamental de cambio. Al conversar con la Mtra. Liliana resaltó las dinámicas corruptas que van desde la recaudación de impuestos y hasta el uso indebido de recursos públicos. Si bien es desalentador que la corrupción sea una normalidad, agregó que se trata también de una decisión personal tomar ese atajo. Además, hizo la reflexión e invitó a fomentar que esas burbujas de integridad que existen en lugares como la universidad, logren extenderse al mundo exterior.


Con la Mtra. Liliana reflexionamos mucho sobre la importancia de fomentar entornos seguros como una normalidad y no como un privilegio o de acceso exclusivo. Nos da gusto la visión que tiene la Mtra. Liliana y, en ese sentido, buscamos conocer un poco más sobre sus proyectos. Actualmente, debido a su cercanía con empresas, el tema de integridad, cumplimiento y ética, es una trinchera en la que busca incidir. ¿Cómo? A través de promover y adoptar las mejores prácticas para su entorno, su trabajo y vida privada. Es decir, aprender tanto como sea posible, pero también compartir.


En sus palabras, se trata de: “Extender la visión de porqué vale la pena portarse bien y no tomar atajos”.

Para esto, la intención es abrir los ojos de sus estudiantes y fomentar que se conozcan las consecuencias de actuar sin integridad, pero sobre todo también incentivar que de manera individual apuesten por actuar por el bien común.


ConversActores en Foro ConversAcciones UDEM 2022

¿Cómo promover que la juventud se sume?

En la UDEM cuentan con un grupo de consejeros, conformado por estudiantes y docentes que apoyan para la revisión de casos de deshonestidad académica y que reciben capacitación para tomar decisiones en esta labor, pero también en la vida. Igual tienen grupos de embajadores que, con sus propias ideas, apoyan a la universidad y promueven la conciencia de una vida con integridad.


Estudiantes Consejeros en Foro ConversAcciones UDEM 2022

Sobre esto, la Mtra. Liliana nos cuenta que se trata de hacerles partícipes. No solo darles la respuestas, si no enfrentarlos a situaciones donde tengan que tomar decisiones y hacerles pensar para llegar a la mejor solución. Además, fomentan espacios y campañas donde el reporte sea una ejercicio de honestidad.


La Mtra. Liliana nos compartió la importancia de extender las prácticas de códigos de ética y denuncia. Estos factores pueden marcar una gran diferencia entre nombrar la corrupción para enfrentarla, o no hacer nada, y seguir invisibilizando un grave problema. Por otro lado, nos cuenta que también existe la otra cara de la moneda, la equivocación por desconocimiento, que no debe ser atacada tan gravemente o ser condenada. En su lugar, se puede fomentar la información y reflexión de cómo y por qué actuar con integridad vale la pena.


Al final, una detección y detención a tiempo puede evitar un problema mayor, concluyó.



10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page